Cada día son más las empresas que se suman a las nuevas formas de análisis de información para tomar decisiones de negocios, pero en el camino hacia ello, puede ser muy fácil caer en el error de creer que tener mucha información, es igual a tener información real, verificada y de alta calidad.No ser consciente de esta diferencia puede costarle caro a las empresas que comienzan a basarse en datos para definir proyecciones, modelos nuevos de negocio y estrategias de crecimiento a largo plazo. Tal como señala Ernest Davis en su artículo en Project-syndicate.org, “…El “Big Data”, como se los conoce, sin duda aportará importantes avances científicos, tecnológicos y médicos, pero también plantea serios riesgos si se abusa de él o se lo utiliza de manera inadecuada.”

Los empresarios tienen hoy día más oportunidades que nunca para satisfacer sus necesidades de información.  La revolución tecnológica alumbró fantásticas formas de utilizar la inmensa cantidad de datos disponibles para afinar la gestión, tanto a lo interno como a lo externo. Es el concepto Big Data, que sí o sí hay que abrazar e implementar, para continuar siendo competitivos.

Para lograrlo, las empresas deberán convencerse de que la información que utilizan para tomar decisiones, debe provenir de fuentes no solo altamente especializadas en Big Data, sino también absolutamente despegadas de cualquier interés sobre esa información.

http://www.centralamericadata.com/es/article/main/Los_riesgos_de_gestionar_mal_la_Big_Data?u=7c3053f4022850df7dc78a880e4ec4f7&;s=n&e=2&mid=[MESSAGEID]