Tomaré como base principal para este post, lo que Stephen Covey menciona al inicio de su libro titulado: “El Octavo Habito De la efectividad a la Grandeza”. La mayoría al menos hemos escuchado de él, gracias a su principal obra titulada: “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas”.

Hace unos años, tuve la oportunidad de leer el libro titulado “El 8vo hábito: de la Efectividad a la Grandeza” del cual él es autor. Al inicio hace referencia a una encuesta realizada en otros países (así que tranquilos, que los resultados no tienen ninguna aplicabilidad en su país ¿será?).
Sin entrar en mucho detalle, dicha encuesta arroja los siguientes resultados sobre lo que piensan los empleados de su desempeño en las empresas para las cuales laboran:
• 25% trabaja a todo su potencial.
• 50% hace lo mínimo indispensable.
• 75% podría dar mucho más.
• 37% tiene idea precisa de qué se pretende en la empresa.
• 20% está entusiasmado con su compañía.
• 50% está satisfecho al concluir la semana.
• 15% considera que le facilitan cumplir con sus objetivos
• 15% considera que hay un ambiente de plena confianza.
• 17% cree que existe comunicación abierta y respeto por sus opiniones.
• 10% considera que se exige rendición de cuentas.
• 20% confía totalmente en su empresa.
• 13% considera que existen relaciones de colaboración.

Ante estas conclusiones alarmantes, Covey sostiene: Si fuera un equipo de fútbol soccer:
1. 4 jugadores sabrían cuál portería es la suya
2. Únicamente a 2 les importaría el resultado del partido
3. Únicamente 2 sabrían cómo jugar su posición
4. Y finalmente, 9 de los 11 estarían compitiendo contra los de su equipo, en lugar de contra el equipo contrario.

Al parecer nos enfocamos más en competir entre nosotros mismos, que unirnos y competir contra los demás. Creemos que con ser buenos en el país en que vivimos “es suficiente”, cuando la competencia hoy en día es a nivel global.
Hoy en día el nivel de exigencia competitiva hace que los deportistas tengan una “vida útil”, que a los 30 años ¡ya están viejos! Menos mal que hoy en día la economía derivó hacia el trabajador del conocimiento; en donde pesa más lo que se sabe, que la edad. Sino ya estaríamos varios fuera de circulación desde hace mucho tiempo.
La experiencia (por no decir los años) me ha dado la oportunidad de ver, en muchas empresas, los resultados que la encuesta indica.
En las empresas necesitamos líderes más que gerentes, jefes y supervisores.

¿Qué tiene que ver todo esto con la Transformación Digital? Mi punto de vista es que: Si así como el equipo de foot ball de Stephen Covey en el 8vo habito, trabajan en la empresa, entonces ni intente hacer Transformación Digital.

Transformación Digital es trabajo colaborativo, es trabajar en equipo para encontrar nuevas formas de hacer las cosas, de encontrar nuevos modelos de negocio. Transformación Digital es cuestión de personas, no de tecnologías.

*Este articulo lo escribí hace 4 años, precisamente cuando estaba por empezar el Mundial de Foot Ball.